martes, 19 de marzo de 2013

CESAREAS PROGRAMADAS SIN INDICACION MEDICA. ¿ SON ALGO RAZONABLE?

Hace dos meses la prensa comunicó que la cantante Shakira había tenido un hijo mediante una cesárea programada. Esta idea de "programar" cesáreas ya no le resulta rara a la población, que lo escucha y a veces puede pensar en solicitarlo. Son las llamadas "cesáreas a demanda"Hay obstetras que asimismo en ocasiones hacen "cesáreas sin indicación médica".
Os expongo a continuación mi opinión resumida sobre este tipo de cesáreas.



"La operación cesárea, o sea la extracción del producto de la concepción mediante una incisión practicada en las paredes abdominales uterinas, no debe practicarse estando viva la mujer(...) La operación cesárea es una de las más graves que se practican a la mujer viva, habiendo sucumbido por lo menos las cinco sextas partes de las mujeres en quienes se practicara. No es comprensible, en vista de esto, comprender cómo se decide nadie a emprenderla en aquellos casos que puede salvar la madre sacrificando al feto". (tomado de un tratado de Obstetricia de 1.846, que conservo: "El arte de partear" de Chailly Gonoré).


La historia de la Obstetricia es la historia de la humanidad, y del sufrimiento de las mujeres, pagado con su muerte  tantas veces.


Y hoy en día da escalofríos pensar que ese párrafo proviene del último capítulo de un libro científico. La cesárea era lo último en lo que un obstetra debía pensar, pues la garantía de poder mantener viva a la mujer era ínfima.

Hay avances que han cambiado radicalmente, y 170 años después de lo escrito previamente , con la asepsia quirúrgica, la anestesia,la hemoterapia/transfusión, la técnica de la sutura del útero, y la incisión quirúrgica en una zona más baja del útero (el segmento) frente a la clásica alta incisión corporal uterina, ha disminuído riesgos. Por todo ello se tenemos a una nueva idea de cesarea, y se ha invertido  la percepción social de lo que significa. La cesárea no es una intervención a la desesperada. Las cesáreas salvan vidas, salvan a muchos hijos y a no pocas madres de una manera cierta. Pensemos simplemente en los partos estacionados o las hemorragias que hoy podemos solucionar rápidamente, y las vidas que han costado en la historia de la humanidad. Sin embargo...


La creencia de la sociedad es que una cesarea es una intervención fácil, totalmente inocua,  que permite decidir el momento de la extracción (esperar la hora y el día del nacimiento es siempre una lata para el programadísimo hombre occidental del modernísimo siglo XXI), y conseguir un niño no sometido a la 'agresión' del parto.


La operación cesárea es la cirugía mayor más frecuente de cualquier hospital de nuestro mundo. Y hoy en día, realizada por personal entrenado, sin requerir anestesia general e intubación, se realiza  con anestesia regional, con la paciente consciente y en una gestante sin patología previa ni antecedentes especiales, puede tener un tiempo de cirugía efectiva no mucho mayor de 30 minutos.


Me parece que en cierto modo toda esta mentalidad empezó a partir de 1985  en que apareció un paper en el New England Journal of MedicineProphylactic cesarean at term ? La  cesárea comenzó a considerarse  como una intervención preventiva (¡profiláctica!), y los conceptos de programación de cesáreas, e incluso de cesáreas a demanda se han podido ir instaurando; al menos en algunos ámbitos.  El asunto de las cesáreas a petición está muy presente en los foros de debate, y nos preocupa a (algunos) obstetras. Actualmente, se encuentran facilmente artículos al respecto, como este de hace dos meses: "Cesarean delivery on maternal request: Ethical considerations", (Schonfeld, PGO, Jan 2013). 



Por muchos motivos la tasa general de cesáreas se ha incrementado en estos 30 años últimos de manera vertiginosa, a la velocidad de un cohete ("skyrocketing") decía otro artículo reciente. Las cesáreas sin indicación son una parte del problema global del incremento en el número de cesáreas. Abordemos ahora este aspecto. ¿Por qué pasa esto?



I.- DOS CREENCIAS FALSAS  SOBRE LA CESAREA EN RELACION AL PARTO


1.- La cesárea es una operación sin riesgos, y por tanto mejor que el parto vaginal.  FALSO



Aun hoy en día, la cesarea multiplica por 5 veces el riesgo de mortalidad materna respecto al parto, principalmente debido al riesgo hemorrágico. Hay que recordar que el útero  gestante a término recibe un flujo de 500 ml de sangre por minuto y que en ese momento es la víscera hueca más grande del cuerpo humano. La perdida sanguínea en el parto vaginal  es entre 2-3 veces menor que la que ocurre en una cesárea normal sin complicaciones.

Es difícil dar estadísticas porque no hay registros fiables y homologables, y esto dificulta también el análisis pero podemos intentarlo. La cesárea  tiene más mortalidad y morbilidad que un parto; eso es incuestionable. Algunos textos hablan de complicaciones relevantes entre el 1-2 % de las cesáreas.
La tasa de transfusión en la cesárea puede estar en el 4 % de las ocasiones.  Las lesiones viscerales (de tracto urinario, o intestinal) son más raras pero también posibles; la vejiga urinaria se encuentra muy cercana a la zona del útero (el segmento) donde el cirujano hace la incisión y no es excepcional que se afecte. 
La complicación infecciosa (multiplicada por 15 en relación al parto vaginal): de endometritis, de pared abdominal o cicatriz es la más importante de entre las descritas. La posibilidad de tromboembolismo venoso o íleo intestinal se presentan con más frecuencia en relación al parto. Hacemos mucho énfasis en poner heparina profiláctica a todas las mujeres tras la cesárea porque el riesgo de tromboflebitis es mucho mayor que tras el parto vaginal


2.- El feto sufre durante el parto vaginal, hecho que evitaríamos con cesáreas programadas, pues el feto no está preparado para nacer vía vaginal.  FALSO



El parto y las contracciones del útero no representan en sí mismo ninguna agresión para el bebé. El parto, entendido como todo el proceso de la dilatación y expulsivo, representa un estrés para el feto para el que está fisiológicamente preparado: El feto tiene más cantidad de hemoglobina, y con alta capacidad de transporte, rápida circulación que permiten sobrepasar ampliamente la hipoxia fisiológica del  proceso de horas  en que consiste pasar de la vida acuática a la vida aérea. Nacer vaginalmente es, -no lo olvidemos-, el medio natural del nacimiento. Además está demostrado que la cesárea tiene per se mayor riesgo de síndrome de distréss respiratorio, y especialmente la cesárea programada , respecto a la que ocurre en el transcurso del trabajo de parto. Decir que el feto sufre al nacer es como decir que un adulto sufre al andar rápido, o al subir unas escaleras. Son requerimientos ordinarios para los que estamos preparados.



La extracción fetal no es siempre sencilla, y tampoco puede descartarse algún daño (están descritos a veces incluso daños al feto con el bisturí); son excepcionales, pero los quiero hacer notar porque existen, y los neonatólogos lo saben.




II.  FACTORES SOCIALES INFLUYEN EN LA CESAREA  SIN INDICACIÓN



1.- Se sabe cuándo va a nacer el bebé. Hay incapacidad para saber esperar y  manejar la lógica ansiedad.

2.- El miedo al dolor, o creer que una no va a ser capaz de parir. "Sáquemelo, doctor".
3.- La comodidad médica. El médico, mediante esta operación, puede desocuparse antes y evitar largas horas de un fenómeno del que controla sólo algunos parámetros. 

5.- El glamour. La creencia de que la cesárea es una especie de parto-VIP, propio de gente de más consideración social o niños de más valor, "niños de oro(?)", como p.ej, niño especial, tras una fecundación in vitro.
4.- El miedo a la denuncia médica: El aumento de demandas judiciales a los obstetras, produce en el médico la sensación que no vale la pena el esfuerzo por obtener un parto vaginal, y de que "la cesárea todo lo cura".
5.- Otros temores del parto: La creencia del eventual daño para su hijo, miedos atávicos a alterar la estética genital o función sexual, o a sufrir incontinencia urinaria o prolapso genital.


III.-  DILEMA ETICO-LEGAL EN LAS CESAREAS.


 En la Ley de Autonomía del paciente (ley 41/2002), el legislador expuso la importancia del conocimiento y consentimiento del paciente o usuario de la sanidad. Por ello se afirma literalmente en art 2.6 de la citada Ley: "Todo profesional que interviene en la actividad asistencial está obligado no sólo a la correcta aplicación de sus técnicas, sino al cumplimiento de los deberes de información, documentación clínica y respeto de las decisiones adoptadas libre y voluntariamente".
Atrás quedaron los tiempos del paternalismo en el que el médico decía lo que había que hacer ¡y punto ! El paciente, aquí la gestante, debe participar en la información y en las decisiones, que se toman de alguna manera en común, y con una actitud de consentimiento constante; la información no es un plus o cosa que solo se hace un día. 


 El Principio de  Beneficencia, por el que el médico busca el bien para el paciente  tiene también importante peso, y así está presente en el Código  de Deontología Médica (CDM)"El médico nunca perjudicará intencionadamente al enfermo ni le atenderá de manera negligente"(art 4.4 CDM). "La eficacia de la asistencia médica exige una plena relación de confianza entre médico y enfermo" (art 7 CDM) 
Anular este principio que nos lleva a buscar el bien y a evitar el mal no es razonable y nos convertiría a los sanitarios en meros operarios, seríamos una simple correa de transmisión acrítica con los deseos o decisiones del paciente.
¿Y si la gestante nos pide algo que es malo, que es contrario a la evidencia actual? ¿ Si nos piden un mal, debemos respetarlo y saltar el principio del  primum non nocere ?
Seguramente la información de la evidencia científica, y la preocupación por la gestante  es la que convierte todo esto en un proceso más natural; cuando hay confianza e información, todo es más sencillo.


Hay publicaciones que nos recuerdan que la inmensa mayoria de las cesareas a demanda de la madre, no son tales; son realmente cesáreas programadas sin indicación médica.  Somos los propios médicos y matronas quienes generamos casi siempre, como verdaderos "decision-makers",  ese deseo y vamos configurando la idea de lo que llamaríamos cesáreas sin indicación médica.


Las cesáreas sin indicación médica muchas veces se intentan justificar invocando que  hay varias causas, si bien ninguna de las cuales aisladamente justificaría una cesárea: Se trata de un sumatorio de causas menores que  parecen obligar a un parto  vía abdominal  (edad materna avanzada, diabetes, fecundación in vitro, cesárea anterior... pueden ustedes combinar dos de ellas entre sí, y añadir otras: placenta "vieja", líquido escaso, cesárea hace menos de un año,... hay muchas más, y alguna se la habrán escuchado a algún familiar o vecino). Este proceder suele ser una manera frecuente de indicar cesáreas laxamente: cesáreas profilacticas  y modernas , pero sin ajustarse a evidencia científica actual. 

IV. ¿ CÓMO ACTUAR? ¿ QUÉ DEBEMOS HACER?


Primero. Los médicos y matronas, informar y ayudar a la embarazada. Sin prisa. Hay varias visitas en el embarazo para no tener precipitaciones.  La embarazada es vulnerable, y tiene miedos y preguntas. Cuando aparezca un problema inusual, como una petición de cesárea a demanda, hay que darle un cauce especial, y hablarlo en el sitio adecuado y el tiempo necesario. El sanitario no sólo hace intervenciones o administra tratamientos; estamos ahí  en la consulta también para interactuar, escuchar y desactivar miedos infundados, que en la gestante proliferan de manera especial. La embarazada tiene miedos diversos e informaciones parciales o inadecuadas como se advierte en el frontal de este Blog Versión Interna. Ldesinformación y  el miedo al sufrimiento (sobre ella misma o sobre el feto) son las causas que llevan a una madre a poder solicitar una cesárea sin indicación. Una gestante debe estar bien de informada, de manera respetuosa y completa (unamos en lo posible el Principio de Beneficencia con el de Autonomía del Paciente). Las corrientes de opinión se crean y se alimentan, no surgen aleatoriamente; y no hay peor cosa que creer que algo está de moda o es más moderno para que nos lancemos a por ello. Si informamos adecuadamente, la existencia de Cesáreas por demanda materna quedarán como peticiones residuales. 


Segundo. No generar artificialmente ámbitos en los que la gestante tenga que elegir la cesárea como si de un supermercado se tratara. No es lo mismo informar abundantemente a una gestante cuando ella misma plantea una duda como puede ser un deseo de cesárea, que generar la Autoelección de Vía de Parto como una opción más a todas las gestantes como parte de la Cartera de Servicios de un Servicio de Obstetricia. Esta última opción, en mi opinión, sería nefasta para la salud maternoinfantil.


Tercero. Si persiste la idea en la gestante de que  le realicen una cesárea, tras toda información adecuada, podemos realizar esa cesárea- nunca antes de la semana 39-, pero también podemos objetar, y no hacerla, derivando a la gestante a otro centro que no tenga esos reparos. Voluntarios no van a faltar, les aseguro.  En los artículos 9 y 10 del Codigo de Etica y Deontología Médica se  refiere-(resumo ambos artículos)-  que si el paciente,  debidamente informado, exigiera del médico un procedimiento que éste considerara inadecuado o inaceptable, el médico queda dispensado de su obligación de asistencia. Advertirá de ello al paciente y facilitará que otro médico, al que transmitirá la información oportuna, se haga cargo del paciente.


 V. FINALMENTE


Si en un futuro, quién sabe, la manera más segura de nacer se demostrara que es la cesárea, así deberíamos informarlo los sanitarios del area maternoinfantil, que siempre debemos estar con ojos abiertos a los cambios. Hoy por hoy, no lo es y debemos, por tanto, desaconsejar la práctica de cesáreas electivas sin indicación médica. La mayoría de las cesáreas sin indicación son culpa de los médicos, no de las mujeres embarazadas. Las peticiones espontáneas de cesáreas programadas por las gestantes son residuales, y tras información, inexistentes en España. Al menos en la sanidad pública.
Hacer una cesárea - como cualquier cirugía-, debe ser siempre una decisión indicada; tiene unos riesgos y condiciona el futuro reproductor y complicaciones del futuro embarazo. No todo vale.


----------

ADENDUM (22.03.2013): A los pocos días de haber finalizado este post ha aparecido ya en la versión electrónica un artículo de opinión de Abril del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos (ACOG) al respecto. Estas coincidencias temporales me llevan a pensar que no estábamos tan desencaminados cuando recogíamos este sentir y "problema" que existe.




20 comentarios:

  1. La verdad es que después de leer el post poco queda que añadir. Has hecho una exposición concienzuda para entender el por qué de la cesárea, sus riesgos y los factores que han llevado a trivializarla y a abusar de ella, convirtiéndola casi en un acto a demanda. Coincido plenamente con tus argumentos y conclusiones y me parece muy loable la honestidad y la capacidad de autocrítica que has realizado.
    Espero que consiga una amplia difusión porque sólo concienciando a todos los implicados, familias y sanitarios, se podrá avanzar en este sentido y considerar la cesárea sólo como una valiosa arma cuando sea necesaria por motivos exclusivamente médicos

    ResponderEliminar
  2. Estupendo artículo, me parece interesantísimo. Añadiría los problemas posteriores a la cesarea: recuperación de la madre, problemas laborales, prolongación excesiva en los tiempos prudenciales para futuros embarazos, la mujer queda abocada, con casi toda seguridad, a posteriores cesareas en el futuro, que en muchos casos, terminaran en una frustrante ligadura de trompas. Felicidades! Javier

    ResponderEliminar
  3. Me gusta mucho. Solo decir que los sanitarios hemos sido los primeros en frivolizar con las cesareas y hemos sido los primeros que las hemos hecho a demanda,no de las mujeres,no, a demanda y conveniencia nuestra,que en el ámbito privado hemos preferido acabar a las 20:00 para llegar a tiempo de cenar a casa,no correr el riesgo de que una embarazada se ponga de parto por la mañana mientras estoy en el hospital público o un día que estoy de guardia o de noche que tengo que descansar o el domingo que tengo comida familiar...
    Con esto qhiero decir que sí,que en la actualidad muchas mujeres piensan que la cesarea es mucho menos lesiva que un parto,pero...¿quienes les han dado a las mujeres esas lecciones? porque algun motivo había que darles para hacerles esa cesarea...

    ResponderEliminar
  4. Me emociono al leerte, Juan. Poder decir las cosas con criterio y usando las palabras adecuadas, es un don para ti y un privilegio para los que te leemos. Lo he compartido en facebook y en twitter. Ojalá muchos sanitarios lo lean. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Articulo de necesaria propagacion , ajustado bajo mi punto de vista a la actualidad. Yo no las aconsejaria a no ser por fuerza mayor, es decir,estricta necesidad, pues la anatomia femenina esta preparada para el parto natural,asi ha sido desde el principio de los tiempos( aunq parece q ya no distinguimos lo natural)
    Yo tengo tres cesareas, dio las gracias por haber nacido en una epoca donde los avances medicos han hecho posibble q sea madre tres veces cuando en otro tiempo hubiera muerto en el primer parto, pero el programar una cesarea cuando no es necesaria me parece una barbaridad, porque no deja de ser una operacion y con muchos riesgos, como en cualquier operacion y ademas nadie sabe lo dolorosa que es la recuperación hasta que no lo sufres en tus propias carnes, y encima con un bebe al que atender. Además de que tu cuerpo nunca vuelve a ser el mismo despues de una cesarea.

    ResponderEliminar
  6. Y después de leerte, pregunto: ¿Qué razón médica hay para PROGRAMAR una cesárea por nalgas? ¿Y más aún antes de la semana 40? ¿Por qué no esperar al inicio espontáneo del parto y hacerla sobre la marcha? ¿Por qué hacerlas de lunes a viernes por la mañana?

    ResponderEliminar
  7. Felicidades por el post. Ya sabes lo que pienso como Neonatologo. Al menos hasta la semana 39, ya que la cesárea a demanda aumenta la mortalidad y morbilidad neonatales. El siguiente reto es convenceos, a ti no ,que los niños de 34-35 y 36 semanas son prematuros.

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias por esta explicación tan bien hecha!

    ResponderEliminar
  9. Excelente resumen de la situación actual de la cesáreas en el mundo. Lo mejor es que aplica a muchos países sin ningún problema!

    ResponderEliminar
  10. Espléndida manera de exponerlo. Como matrona no puedo estar más de acuerdo. ¿Para cuando un artículo en la misma línea sobre las (in)explicables indicaciones de inducción, estimulación y dirección del parto?

    ResponderEliminar
  11. Este articulo esta muy bien , pero yo que tengo tres cesareas y en breve sera mi cuarta cesaria articulos asi, la verdad es que te desmoralizan mucho, porque yo no he tenido otra opcion nada mas que cesarea, por la situaciones en las que venia mi bebe, si que eran programadas pero es que no habia otra solucion. Con este articulo se ve la claridad de la realidad pero tambien se asusta a las mujeres que como yo no tenemos otra posibilidad.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Carmen!
      Seria bueno saber cuales eran esas "situaciones" que te llevaron a una cesarea programada, y pues efectivamente con tus 3 cesáreas el parto ya no es una buena opción para ti. Sin embargo tampoco te asustes por que aun que aqui explica como los riesgos de una cesarea son mayores, tambien explica por que la cesarea se ha vuelto tan común cuya causa es en resumen que cada vez son mas seguras, por otro lado veamos el lado positivo de tu situación, yo te recomendaria ampliamente que aproveches esta cesaría para que te realicen la OTB para que ya no te embaraces de nuevo, ya que por lo que nos esbozas un quinto embarazo es de alto riesgo para ti.
      Lo mas importante es que estes tranquila, si bien un parto CASI SIEMPRE se prefiere a una cesarea, estas ultimas hoy en dia son muy seguras. Mucha suerte!

      Eliminar
    2. Carmen: este artículo informa no asusta... quienes deben recurrir a la cesárea luego de evaluar que los beneficios de la cesárea superan los riesgos de la misma no deberian asustarse... aqui se trata de desterrar un discurso errado que lamentablemente se reproduce y es que la cesarea es mejor que un parto vaginal o que no hay riesgo alguno o que es mas beneficioso para el bebé, es lamentable haber llegado hasta este punto y que una operación que debe usarse en muy pocos casos y con el fin de salvar vidas se haya convertido en una opción para el nacimiento, gracias a la ciencia ahora son mas seguras pero no deben elegirse sin conciencia... hay tantos casos de prematurez iatrogénica que realmente alarma (pueden dar fe los neonatólogos)yo he sido testigo de graves casos en donde los bebes han pagado con sus vidas la falta de escrúpulos de algunos profesionales.
      Por favor tomemos conciencia por mas que cueste no debemos permitir que esto siga pasando, aunque hayamos tenido cesárea.
      AHHH y por cierto conozco casos exitos de partos vaginales después de 3 cesáreas.

      Eliminar
    3. Hola, Carmen, te agradezco la lectura del texto. No pretendía para nada asustarte, pues nadie puede negar la razonable seguridad que hoy en día tienen las cesáreas. En tu caso, la decisión de cesárea electiva parece más que justificada.
      Mi consejo es que ya no le des vueltas respecto al pasado, o al motivo de la primera cesárea.
      No pretendía sacralizar la vía natural de parto, sino solamente exponer una situación que existe, por si pudiera ayudar a alguien.

      Mucho ánimo con lo que queda de embarazo y con esa vida que viene.
      ¡ Nada de tristezas ! Un saludo

      Eliminar
  12. Excelente texto. Como mujer con el vientre rajado por conveniencia/impaciencia de la ginecóloga que estaba de guardia aquella noche, solo puedo agradecer la claridad expositiva y su contundente argumentación.

    Besos emocionados,
    Lady Vaga.

    ResponderEliminar
  13. @yilliy76
    Lo mío fue insólito, yo moría por un parto natural, super natural, que nunca llegó y me siento tan frustrada... Quería ver a mi bebé salir de mí, para ello pujé y pujé durante las 10 hs que estuve en la sala de preparto, pero fue malísima, demasiado malo la contención obtenida en un hospital privado de la Ciudad de Bs. As. La partera, como no la había contratado era la de guardia, casi ni estuvo conmigo.
    Comenzó todo un jueves de madrugada, cuando luego de tantas contracciones a las 6 am perdí el tapón mucoso, llegada al hospital la obstetra me dice que "NI SE ME OCURRA TENERLO ESE DIA PORQUE HABÍA EXPLOTADO LA MATERNIDAD POR LA CANTIDAD DE NACIMIENTOS QUE OCURRIERON ESE TIEMPO" (les recuerdo que era un lugar bien pago) Así me fui a mi casa, tomé una bebida gaseosa muy conocida, ya que también me dijeron "Y ANDÁ A SABER CUÁNDO VAS A TENER, VOLVETE" (Y al día siguiente me enteré que ya estaba con 2 cm de dilatación al momento de escuchar lo citado)
    Así seguí todo el día con las contracciones, hasta que a las 12 a.m. le dije a mi esposo que fueramos que no daba más!
    Llegamos y me dijeron que efectivamente quedaba internada, PERO SIN CAMAS! En preparto con tooodos los bolsos junto a nosotros. Me indujeron a las 2 a.m. y a las 6 rompí bolsa, todo aún sin peridural (ya que aún no llegaba la anestesista) Pujé y pujé toda la madrugada y la mañana hasta que a las 9 a.m. vino la anestesista a colocarme la peridural con 9cm de dilatación ¿?... Para qué? No sé...
    Ya agotada porque desde la noche anterior y la anterior aún también estuve sin dormir seguí pujando y pujando, mi bebé ni estaba en la parte baja del vientre, lo tenía prácticamente en mis costillas, no bajaba nada...
    A las 10 y algo me dicen que quedan 2 opciones... la primera que me dijeron fue: "CESÁREA" (casi como una mala palabra para mí, un insulto), pero que opté por ella para que mi bebé no sufriera, para que no siga sufriendo y por fin pudieramos descansar los tres... (bebé, mami y papi)La segunda opción... Nunca supe cuál era... Nunca... Ni el por qué llegué a elegir la anterior, jamás me lo dijeron...

    Gracias a Dios mi bebé nació a las 11.34 am del sábado 5/03... sanito!
    (Fue el fin de semana laaaargo de Carnaval... que comenzó ese viernes y que finalizó el martes siguiente)

    YO SUFRÍ EL PRE Y EL POST PARTO...

    (Porque se me hizo hematoma... pero si alguna futura mamá lee esto... LO VOLVERÍA A TENER, DE LA MANERA QUE FUERA... ES MÁS ME DIJERON QUE SI ESPERO 2 1/2 PUEDE SER QUE TENGA UN HERMOSO PARTO NATURAL!)

    Y así hace dos años exactos... también fui una mujer con el vientre rajado y sin explicaciones de por qué me dieron a elegir a mí en semejante situación...

    Saludos y gracias por la información.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola! principalmente no dudes que a tu proximo hijo podras parirlo naturalmente, eso si deberas empoderarte mucho para lograrlo, informarte y perder miedos!, yo tmb soy de buenos aires y se como se manejan acá, por el trato que contas que recibiste fuiste una de las tantas victimas de violencia obstétrica... te recomiendo leer algo Michel Odent (obstetra frances y científico trabajando a favor de la vida) seguramente ahí encontrarás respuestas a lo sucedido en tu parto...al parecer tu trabajo de parto podría haber tenido otro final pero la gran carga de stres de la situación y su consecuente descarga de adrenalina probablemente hayan frenado tu trabajo de parto... informate!! hay formas respetuosas de nacer solo tenemos que trabajar un poco para lograrlo!
      Saludos

      Eliminar
  14. Juan Martínez Uriarte22 de marzo de 2013, 11:44

    Como neobloggero amateur y a tiempo muy parcial, me he visto sorprendido agradablemente por el pequeño impacto que en cierto modo ha tenido este artículo (gracias a la difusión de mucha gente comprometida en el ambito maternoinfantil, es verdad).
    Pero también ha pasado un poco porque el asunto interesa mucho. Gracias a todos por leerlo y difundirlo.
    El ver a gente con ganas de escuchar, leer y compartir me anima a quizá escribir algo más en el futuro sobre parto instrumental, induccion de parto... Ya veremos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Bien, esta es la linea de conducta obstétrica actual y es una maravilla.
    Pero aquí no hemos llegado porque nuestra generación sea más humana y sabia sino porque "caminamos a hombros de gigantes". Otros antes que nosotros lucharon por el buen parir y el buen nacer y de sus aciertos y errores hemos aprendido.
    Hoy podemos esperar el parto normal mas tiempo porque tenemos mejor conocimiento de la fisiopatología fetal, de las consecuencias de la prematuridad y mejores medios de analgesia y de apoyo la estabilidad hemodinámica de la madre. Los ginecólogos y las matronas ahora no se ven abocados a finalizar por la vía rápida una situación insostenible de dolor o descompensación; están educados en el apoyo emocional a la parturienta porque tienen un respaldo tecnológico impensable en otras épocas.
    Por eso doy gracias a mis maestros y a todos los que han contribuido a que hoy, de nuevo, podamos considerar el parto como algo natural y no una patología aguda.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael,-compañero y sin embargo amigo-, por leerme y por tu aportación.

      También alguna discrepancia, desde el afecto. Los obstetras que nos precedieron no actuaron con mala fe, pero en esta introducción de la asistencia menos medicalizada del parto, no fueron sido pioneros.
      Han sido la OMS, y la declaración de 1985, y la declaración de Ginebra de 1986 y un largo caminar posterior, que aun tiene que dar frutos. Hubo, -y hay aún-, muchas resistencias dentro de los estamentos sanitarios. Mucha inercia más que mala fe; pero también pocas ganas de cambiar a veces. También hay gente estupenda yd e buen cariz.

      Estoy de acuerdo de que estamos en el camino, pero no de que haya venido de nuestros antecesores. Los médicos y matronas- muchas veces- hemos sido obstruccionistas, y han sido las mujeres, y las organizaciones sociales quienes nos " han obligado" a este caminar.

      Es tiempo de adherirse, sin complejos. Todos hemos participado de enfoques erróneos pretéritos, yo también. Ahora toca subirse al carro, y seguir la evidencia, con respeto, sin fundamentalismos, pero también sin dar pasos atrás. Hay que dar pasos significativos (!) en la dirección correcta. Ser progresivos muy lentamente es casi no avanzar. Querer ir muy poco a poco es quedarse en el mismo sitio.

      No vale quedarse en buenas palabras y en planes de procedimiento. Hay que huir de la contemplación narcisista y de movimientos de rotación ineficaces.Hay que trabajar, trabajar y trabajar. Ese es el camino. Además de predicar, hay que dar trigo.

      Eliminar